Lectura Dominguera. Muchos candidatos y pocos líderes.

El próximo 4 de julio vamos a tener elecciones en nuestra provincia, claro si la pandemia lo permite. Y aunque desde el gobierno nacional no están muy convencidos en desdoblar los comicios, el gobernador firmó el decreto 39/21, que establece la convocatoria a elecciones tal cual lo prevé el artículo 144 de la Constitución Provincial.

Los salteños vamos a elegir senadores, diputados, concejales y un intendente para el municipio de Aguaray, por lo que oficialmente estamos en una virtual campaña. Muchos son los aspirantes a cubrir los cargos pero pocos van a ser los votados. Seguramente tendremos demasiadas listas de candidatos, quizás más de las necesarias, por eso es importante comenzar a pensar en el tamiz que nos servirá para encontrar líderes verdaderos y auténticos. El candidato del siglo XXI, debe ser una persona capaz de coordinar equipos de gente preparada y no un charlatán con una ignorancia ilustrada. Ahora los ciudadanos somos capaces de “googlear”, de informarnos y así comprobar si lo que nos dicen es verdad o no. 

Los políticos o candidatos de museos, se guían por los mitos urbanos, los chismes, los prejuicios y los comentarios o las reacciones de las redes sociales y están tan preocupados en lo micro que no pueden ver lo macro y claro se olvidad de las verdaderas necesidades de los votantes. Las verdaderas inquietudes de quienes vivimos en esta ciudad, provincia y/o país son: el desempleo, la inseguridad, la pobreza, la falta de agua y energía eléctrica, las calles y rutas en pésimo estado, para nada nos interesa saber ni ver como gastan el tiempo las autoridades en discutir principios partidarios o ideologías.  

Hace muchos años que nuestras autoridades tienen la mala costumbre de sólo pensar en lo que dice o hace la oposición y se empeñan en contestarles por eso jamás ven nuestros problemas y claro está mucho menos piensan en las soluciones. 

Los candidatos no son los salvadores de nada, son tan ciudadanos como nosotros y esto quedó muy en evidencia con la pandemia, para la que nadie estaba preparado y a la que sólo se la puede enfrentar desde el sentido común y desde el vital impulso de vivir que anida en lo profundo del ser humano. 

El candidato debe saber que el pueblo ya no gira en torno al político porque las actitudes de nuestras autoridades solo demuestran carencia, con cada foto que suben a las redes sociales puede que ganen en, los tan codiciados, “likes” pero terminan perdiendo en humanismo, presumen mucho y al final esa presuntuosidad implica debilidad y carencia. Ahora los candidatos o políticos son quienes deben girar en torno a las necesidades del pueblo porque en definitiva es el pueblo el que define la suerte en los comicios. No busquemos buenos candidatos, simplemente debemos pensar en encontrar verdaderos líderes.

Mario Alfredo Capalbi
@macapalbi

WhatsApp chat